BAJO PRESION CARL HONORE PDF

En ellos han volcado sus miedos, sus traumas y sus ilusiones. Queremos que nuestros hijos destaquen en varias aficiones por encima del resto, que nunca holgazaneen ni se interesen por aquello que no reporte un resultado cuantificable e inmediato. El resultado merece la pena. Un juguete educativo parece contar con todas las bendiciones.

Author:Yobei Nikobei
Country:Uruguay
Language:English (Spanish)
Genre:Travel
Published (Last):15 April 2017
Pages:246
PDF File Size:11.31 Mb
ePub File Size:20.87 Mb
ISBN:405-4-79143-387-6
Downloads:86347
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Grom



Aplicamos la cultura del perfeccionismo, que tiene que ver con la del consumo, la que nos vende la idea de que todo tiene que ser perfecto, la casa, el cuerpo, las vacaciones, nuestros hijos… La cultura del managemet contagia toda nuestra vida, y todo acaba reducido a objetivos y metas.

Estamos demasiado involucrados en la vida de nuestros hijos. En cierto modo los chicos han pasado a ser mi mismo yo, un proyecto de vanidad. Puede ser que los padres se preocupen por sus hijos en lugar de ocuparse de ellos. Esta es mi tesis. La paternidad es un viaje hacia el descubrimiento y como todos los viajes comporta incertidumbres, dudas, errores. Es bueno salir de esa idea de que el mero hecho de ser padres nos limita la vida, pero nos olvidamos o tiramos por la ventana la de que padres e hijos tienen papeles diferentes.

Lo veo en el entorno social de Londres. Tienen miedo, por ejemplo, de que su padre les mire los deberes. Con nuestra actitud les impedimos a que aprendan a desenvolverse bien en la vida. Si a nuestros hijos siempre les damos las circunstancias perfectas no les preparamos para el mundo real. El mercado pide personas creativas, que sepan trabajar en equipo y nosotros estamos educando chicos que no saben hacer eso.

Hay que tirar la receta y darles espacio para ser creativos. Hemos llegado al punto de contratar a consultores en paternidad. Hemos perdido la confianza en ser padres. Conocemos mejor a nuestros hijos que nadie, sin embargo los educamos como si nos hiciera falta leer un manual de instrucciones o mirando lo que hace el vecino. Mi hija, por ejemplo, baila flamenco. Le encanta y disfruta. Es una felicidad artificial, poco profunda, no duradera.

Esta pregunta es incontestable. El punto de equilibrio es distinto en cada caso. No hay una actitud perfecta.

DOROTHY TENNOV LOVE AND LIMERENCE PDF

Carl Honoré

.

DGI SANGBOG PDF

.

COURS ALGEBRE S2 SMPC PDF

.

KAMIGAWA CYCLE PDF

.

Related Articles