DEBATE BERTRAND RUSSELL COPLESTON PDF

Por Javier Monserrat. La existencia de Dios: un debate entre Bertrand Russell y el padre F. Copleston, SJ. Presumo que entendemos un ser personal supremo, distinto del mundo y creador del mundo. Tome, por ejemplo, la obra de G.

Author:Bragami Tygogor
Country:El Salvador
Language:English (Spanish)
Genre:Politics
Published (Last):14 March 2006
Pages:95
PDF File Size:14.44 Mb
ePub File Size:20.5 Mb
ISBN:810-8-14385-417-6
Downloads:57979
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Mikakree



Por Javier Monserrat. La existencia de Dios: un debate entre Bertrand Russell y el padre F. Copleston, SJ. Presumo que entendemos un ser personal supremo, distinto del mundo y creador del mundo. Tome, por ejemplo, la obra de G. Por ejemplo, yo dependo de mis padres, y ahora del aire, del alimento, etc.

Si lo es, enhorabuena. Si no lo es, tenemos que seguir adelante. Yo no estoy de acuerdo con eso. Por un lado, no se corresponde con los requisitos de la experiencia de la libertad. Que yo sepa, hay sistemas un poco diferentes. Usted sabe, tan bien corno yo, que no puede ser explicada la existencia de ninguno de nosotros sin referencia a algo o alguien fuera de nosotros, nuestros padres, por ejemplo.

No es un dogma general; es una cosa particular. Pero, por el momento, dejo esos puntos. Y que la existencia, en realidad, no es, definitivamente, un predicado.

Para usted carece de significado. Creo que tenemos que discutir partiendo de la experiencia del mundo hasta llegar Dios. Supongamos que yo me dispongo a encender una cerilla.

Eso suena bien, pero no es verdad. Pero dejando eso aparte, usted pregunta si creo que el universo es ininteligible. En cualquier caso, si el total carece de causa, entonces, a mi manera de ver, tiene que ser su propia causa, lo que me parece imposible.

Si la tiene, debe haber, evidentemente, una causa fuera de la serie. Pero no puede ser necesaria ya que cada miembro es contingente, y hemos convenido en que el total no tiene realidad aparte de sus miembros, y por lo tanto no puede ser necesario.

Por lo tanto, no puede carecer de causa, y tiene que tener una causa. Un hombre puede buscar oro sin suponer que haya oro en todas partes; si encuentra oro, enhorabuena; si no lo encuentra mala suerte. Existe la posibilidad de averiguar una verdad mediante el experimento. El experimento puede ser malo, puede no tener resultado, o no el resultado deseado, pero, de todas maneras existe la posibilidad de hallar la verdad que supone mediante el experimento.

Y esto me parece que presupone un universo ordenado e inteligible. No supone que todo tiene una causa. Es una primera causa relativa. Voy a decir unas palabras sobre la experiencia religiosa, y luego pasaremos a la experiencia moral.

Por experiencia religiosa no entiendo simplemente sentirse a gusto. Entiendo una apasionada, aunque oscura, conciencia de un objeto que irresistiblemente parece al sujeto de la experiencia algo que le trasciende, algo que trasciende todos los objetos normales de experiencia, algo que no puede ser imaginado, ni conceptualizado, pero cuya realidad es indudable, al menos durante la experiencia. Me refiero sencillamente a la experiencia, y admito plenamente que es inefable, del objeto trascendente o de lo que parece ser un objeto trascendente.

Si nos enamoramos, nos enamoramos de alguien, no de nadie. Lo que sostengo es que no sabemos que lo haya. Tomemos el caso de Plotino, que no era cristiano. RUSSELL: El hecho de que una creencia tenga un buen efecto moral sobre un hombre no constituye ninguna evidencia en favor de su verdad. No supongo lo que usted llama un efecto sobre la persona. Supongo que el joven, al leer sobre esa persona y creerla real, la ama, cosa que ocurre con mucha facilidad, pero, sin embargo, ama a un fantasma.

Pero, en otro, ama lo que percibe como un valor. Porque, si lo es, hay que discutirlo. Yo amo las cosas que son buenas, que yo creo que son buenas, y odio las cosas que creo malas. No digo que las cosas buenas lo son porque participan de la divina bondad. Veo que son diferentes. Bien, eso era lo que yo preguntaba. Quiero decir que hay gente que comete errores en eso, como puede cometerlos en otras cosas.

En eso comete un error. Puede decir muy bien que los efectos de las acciones del comandante de Belsen fueron dolorosos y desagradables. Hay personas que piensan que todo es amarillo, hay gentes que sufren de ictericia, y yo no estoy de acuerdo con ellas. No creo que haya nada absoluto. La ley moral, por ejemplo, cambia constantemente.

Me parece que, si hay un orden moral que pesa sobre la conciencia humana, entonces ese orden moral es ininteligible sin la existencia de Dios. Creo que el reconocimiento de este orden moral ideal es parte del reconocimiento de la contingencia.

Implica la existencia de un fundamento real de Dios. Ya no es un deber moral. Ya es otra cosa. Me parece perfectamente Russell interrumpe. Todos sabemos algo sobre reflejos condicionados. No concibo circunstancias en las cuales pudieran tener un efecto beneficioso.

He discutido dos cosas. Ahora se ha hecho vieja y respetable y no hay que darle tanta importancia.

FX DE MONTEGGIA PDF

Philosophy of Religion

Copleston vs. Copleston Jesuit Catholic priest versus Bertrand Russell agnostic philosopher, picture right This debate was a Third Programmme broadcast of the British Broadcasting Corporation in Copleston [hereafter C:] C: As we are going to discuss the existence of God, it might perhaps be as well to come to some provisional agreement as to what we understand by the term "God. Would you agree -- provisionally at least -- to accept this statement as the meaning of the term "God"? R: Yes, I accept this definition.

CHARLES BROCKDEN BROWN WIELAND PDF

Recuperada la discusión Russell-Copleston sobre la existencia de Dios

Copleston In there was an interesting debate between Bertrand Russell and F. Copleston which centred on the cosmological argument. There are two main points from the debate that should be noted: Why should we accept the Principle of Sufficient Reason? Does there really have to be a reason for everything? The Principle of Sufficent Reason is closely related to the idea of contingency. If all things are dependant, then there must be a necessary being to provide a reason for all this dependency.

ELACHISTOCLEIS OVALIS PDF

Fr. Frederick C. Copleston vs Bertrand Russell – Part 1

Perhaps you would tell me if your position is that of agnosticism or of atheism. I mean, would you say that the non-existence of God can be proved? For example, would you agree that if God does not exist, human beings and human history can have no other purpose than the purpose they choose to give themselves, which — in practice — is likely to mean the purpose which those impose who have the power to impose it? I mean, would you agree that if there is no absolute good that the relativity of values results?

THE COMPLETE SANDBAG TRAINING COURSE PDF

Copleston–Russell debate

Copleston was a Jesuit priest who believed in God. Russell maintained that while he was technically agnostic on the existence of the Judeo-Christian God--just as he was technically agnostic on the existence of the Greek gods Zeus and Poseidon--he was for all intents and purposes an atheist. The famous debate is divided into two parts: metaphysical and moral. In the metaphysical part, which is presented here, Copleston espouses what is known as the cosmological argument for the existence of God. Elements of the cosmological argument go back at least as far as Plato and Aristotle, who held that the universe required a "prime mover" outside of itself.

Related Articles