LIBRO PAPELUCHO Y EL MARCIANO PDF

No entiendo. En todo caso guarda el secreto de mi. Que nadie sepa que estoy aqui en la Tierra. Eres muy importante?

Author:Nizshura Vudolrajas
Country:New Zealand
Language:English (Spanish)
Genre:Career
Published (Last):22 November 2004
Pages:314
PDF File Size:18.87 Mb
ePub File Size:15.53 Mb
ISBN:489-6-35820-215-9
Downloads:52490
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Groshura



Josefina Broume Fuga. Hoy martes Pensemos un poco caballerito Este asunto de la memoria puede tener remedio. En el colegio hay montones de mala memoriados. Pero yo creo que usted puede encontrar la suya. De pronto se puso calmo. Soy tu padre. Mi padre era mi mejor amigo. Me explico. Por ejemplo miras al cielo mucho rato. Tus saltos no son de entrenamiento. Son de sapo Te enojas sin motivo y alegas a nadie Y ya es tarde. Tengo que volar a la Oficina. Usted es mi mejor amigo y quiero que me explique Quiero conocerla -dijo Det.

Pero tengo que hacer tareas. Pero Det estaba enrabiado y cuando le da por pelear es molestoso como un dolor de muelas. Bueno es pelear con otro, pero pelear por dentro es rotundamente fatal. Me hice el muerto. No se preocupe. Yo le hago un sahumerio y lo dejo como nuevo.

Pero me guarda el secreto Que te quemas, que tienes que hacer tareas, que hace hambre Miedo a quemarte, miedo al hambre, miedo a que te encierren por loco Todo le aguanto a Det menos que me llame cobarde. Eso no. Soy valiente y soy hombre porque a nadie le he contado el secreto que tengo. Y ahora escribo mi diario para que no se me olvide cuando sea viejo. Los curiosos se juntan cuando hay algo que ver y yo quise saber lo que era eso. Estaban todos momios, mira y mira. Porque ellos son tan choros que ni se dejan pillar.

Porque nadie se acuerda en. Esta casa de que hay hambres nocturnas Suave, blando, onduloso, casi sin cuerpo -tal vez de puros puntos de luz- entre nosotros los hombres duros, hediondos, que comen y traspiran, que pisan, que trabajan, que hacen casas con techos y murallas y cocinas calientes.

No fuera a reventarle alguna cosa al dar un paso. Fue uno de esos estornudos que chupan todo el aire hacia dentro, de esos de aspiradora. Yo no pensaba con claridad. Quise obedecer y no pude. El marciano me pesaba como si fuera plomo derretido en mis venas. No lograba despegar un pie del suelo para dar un paso. Pero quiero ayudarte y soy tu amigo. Un marciano es distinto a uno.

Quita el freno como si fueras a volverte a Marte en tu platillo. Y me picaba tremendo la nariz. Pocos vuelven. Yo me evaporo y tampoco entiendo jota de lo que a ti te pasa.

No vale mucho la pena, me parece Necesito volverme. Ahora no. Todos vemos las peras porque tenemos ojos. Yo estaba muy tranquilo. Det me tranquilizaba. La vecina de enfrente se abrazaba a un inmenso reloj. Es lo bueno de los temblores porque se acaban las peleas, los retos, los castigos. Mi cuarto estaba choro. Era una mina de esas que uno necesita tener y donde encuentra siempre lo que le hace falta. Eso me dio la idea de hacerles un supermercado propio, con de todo.

Lo importante por ahora es disimular la entrada de mi cueva, antes que se les ocurra taparla Todos otra vez en la calle y con la mano en el pecho. Desde hace rato Buenos pesos va a costar acomodarla Y no siga molestando porque cuesta mucho dormirse. Entramos a la casa a tomar desayuno y al poco rato llegaron unos maestros a trabajar para arreglarla. Uno era flaco y tartamudo entero y picaba las paredes a mil por hora.

El otro era gordo y traspiroso. Quiero hacer contacto. Tengo que hacer contacto. Yo tengo que acudir cuando me llaman. La nariz no me picaba por motivo alguno. El Choclo a mi lado ladraba ronco y aburrido. Unos le explicaban a otros. Se pasea amenazando al aire Sus padres no se preocupan Me puse duro entero. Y para que lo sepan. Yo buscaba a tientas la cabeza del Choclo para tranquilizarlo.

Esa puerta era inabrible con su manilla por fuera. Acaso una frenada del cacharro Fue el milagro. Era un desfile impotente y choriflai. Pero entre la gente a veces hay cristianos. Ahora lo comprendo. Bravo, bravo, es una gran idea Al vernos todos quedaron mudos.

Ni siquiera me preguntaron la aventura de la perrera. Porque son padres modernos o tal vez subdesarrollados. Seguramente se estaba comunicando con ellos. Debe ser muy tremendo Era rojo, luminoso y con olor de noche. Lo malo es que el Choclo no sirve para marido. Me hacen sentirme "otro".

Tampoco les parece mal que tenga ahora dos perros en vez de uno, y no me preguntan nada ni me prohiben cosa alguna. Uno llega a pensar que uno no es uno mismo y claro, le dan ganas de probar si es uno el que ha cambiado o son ellos. Pero podemos celebrarte cuando quieras. Tengo un amigo que se quiere casar. Es el Choclo el que se casa.

LES CAKES DE SOPHIE DUDEMAINE PDF

Resumen Papelucho Y El Marciano

.

ABB S2C-A1 PDF

Papelucho y el marciano - Marcela Paz.pdf

.

CEDOMIL GOIC HISTORIA DE LA NOVELA HISPANOAMERICANA PDF

¡Ya puedes descargar Papelucho en nuestra Biblioteca Pública Digital!

.

Related Articles